JARDÍN MATERNAL CCT

Autores: Pablo Llorca, Isabel Durá Gúrpide / Ubicación: Centro Científico Tecnológico CONICET, Parque General San Martín. Mendoza / Superficie total: 750 m2 / Año: 2018-2020 / Fase: proyecto

El presente anteproyecto consiste en la ampliación y remodelación del Jardín Maternal Ciencia y Monigote, que surge ante la necesidad de crear nuevas plazas de alumnos que permitan cubrir la creciente demanda de los trabajadores del CCT-Mendoza. El nuevo centro deberá duplicar la capacidad del actual e incorporar las salas complementarias necesarias para el correcto funcionamiento de la actividad educativa. 

El programa de necesidades del centro se ha definido en base al proyecto educativo del jardín maternal según las indicaciones de la directora del centro, y a la actual presidente de la Cooperadora de Padres. El nuevo jardín dispondrá ocho salas en total, dos salas por cada grupo de edad (lactantes, 1, 2 y 3 años).

Se ha realizado un anteproyecto del jardín maternal según las necesidades previstas por la institución y acorde a las condiciones específicas del tipo de educación que se imparte. El proyecto propuesto se desarrolla de la propia condición del lugar, es decir, respetando los valores ambientales existentes. Se propone un edificio cuyo perímetro considera la presencia de los forestales existentes y se orienta de manera óptima (sur-norte), ofreciendo desde el punto de partida, las mejores condiciones de habitabilidad. 

Se destacan cuatro áreas que se reflejan en su volumetría: el patio de ingreso al oeste, el área de lactantes al norte, el grupo de aulas de 1 y 2 años en el centro, y hacia atrás, el área de servicio con cocinas, depósito, etc. La geometría precisa y espacios de circulación desarrollado de un modo claro, facilitan la orientación de los alumnos en el interior y exterior del edificio.

Las aulas son amplias para favorecer la movilidad y permitir el uso flexible del espacio para las distintas actividades pedagógicas a través de paneles móviles que permiten la vinculación entre espacios contiguos. Cada aula tiene especificaciones distintas acordes a las necesidades de cada sala (mismo módulo con variaciones) y en ellas, el color constituye un mecanismo de identificación de cada espacio. Cada aula contiene un lucernario que se eleva sobre la cubierta y que permite una adecuada circulación cruzada de aire (sentido sur-norte). Asimismo, estas cajas lumínicas permiten proporcionar una iluminación adecuada acorde a la actividad educativa y, al mismo tiempo, reducir el uso de iluminación artificial.

La horizontalidad que adopta, reforzada por su cubierta plana, pretende mantener en todo momento una escala doméstica que resulte agradable al niño. Los generosos paños vidriados permiten que esta condición ofrece una relación directa con el patio exterior, reforzada por las necesarias galerías semicubiertas que posibilitan el desarrollo de actividades al aire libre pero protegidos de la radiación solar. 

Existe un segundo cuerpo que actúa como una articulación entre el edificio nuevo y el existente. Este espacio se configura de un modo singular y permite destinarlo a actividades pedagógicas especiales. Asimismo, su construcción con materiales livianos permitiría que  el edificio existente continuara funcionando. 

Finalmente debe destacarse que el edificio, en su conjunto, se desarrolla a partir de la repetición de un mismo elemento estructural que no sólo permite ordenar y flexibilizar el espacio interior, sino que también ofrece la posibilidad de industrializar sus elementos constructivos y abaratar sus costos.

close-alt close collapse comment ellipsis expand gallery heart lock menu next pinned previous reply search share star